viernes, 12 de diciembre de 2014

PRESENTACIÓN DE URDIMBRE DE ODETTE VELEZ VALCARCEL

Este lunes 15 de diciembre se presentará el poemario Urdimbre de Odette Amaranta. Los comentarios estarán a cargo de la poeta Rosella di Paolo y el crítico de arte Nicolás Tarnawiecki. La música la pondrá Tito La Rosa. 

Su segundo poemario es una publicación de Intermezzo Tropical y utiliza la costura como metáfora perfecta a la hora de contar sus mundos internos. Esto gracias a un taller que toma hace nueve meses junto a la artista limeña Mari Gho y su grupo "La hermandad de la costura". "La costura me conectó con mi abuela, con las palabras cosidas. Es una revolución interior que se transforma en tejidos, tramas y nudos que luego se convierten en poesía", mencionó.




Justamente estos son las tres secciones que dan forma a su poemario "Urdimbre": "Hebras", "Nudos" y "Tramas". En su obra presenta poemas cortos que define como "pequeños hijos" donde es fácil sentir el movimiento y la musicalidad que se mueve entre las palabras. "Las hebras son poemas pequeños. Los nudos son las tensiones del poemario y las tramas son la vida", dice la poeta, con más de 15 años de experiencia en danza y amante de los instrumentos ancestrales de viento.

La cita es en el Museo de Arte Contemporáneo (MAC) a las 7 pm. Av Grau 1511, Barranco. Los esperamos! 

jueves, 17 de abril de 2014

Unburied Memories: A Tiny Interview with Carlos Villacorta Gonzáles

Por Daniel Peña

My newest literary kick is immersing myself in literature from Latin America that hasn’t been translated to English yet. Reading outside of the American canon, you learn new tricks and new ways of cutting familiar narratives—but if you’re lucky you learn a new kind of reading altogether. Which is what’s fresh and exciting about Carlos Villacorta Gonzáles’s new novel, Alicia, Esto Es El Capitalismo (Intermezzo Tropical Editores). The novel is a new kind of narrative about Generation X’ers, love, and coming of age during the Fuijimori regime in Peru. Today I talk with Carlos Villacorta Gonzáles about writing his new novel, and the stories that have been buried in the wake of the Fujimori regime.

DP: First of all, I just wanted to say I love this book. I hope it gets translated widely in the near future. I think it deserves to get translated. I read it in one furious sitting (if you can sit furiously) and I have a feeling I’m going to go back and read it a second and third time. It’s incredibly well crafted. Without giving too much of the novel away, could you talk a little about how the roots of this novel?
CVG: Thanks for your kind words. The roots… I tried to depict a particular moment in Peru: the nineties during Fujimori’s dictatorship. Especially 1996 and 1997 when Fujimori consolidated his authoritarian government and pushed his neoliberal economic agenda. There were a lot of ways he controlled the media and bribed politicians—and not only politicians. He reached into everyone’s lives. Even actors, athletes, broadcasters, our own lives, etc.
There is very little written about those years—about the impact of Fujimori’s economic policy and his authoritarian dictatorship over Peruvian families. This novel focuses on a couple and their survival in a ruthless Peru. Since then, the time period of the novel, Peru has become a country with more malls and apartments and restaurants—all of the things my generation lacked growing up: material things. But even today things have not changed that much under the surface. I wanted to write about that.
DP:  I love the first line in the book, which loosely translates in English to, “I’m not going to tell you a story. I’m going to tell you about my hunger.” And then you go into this idea about life in Peru being like a puzzle you have to put together without an image to build it from. I love those first pages about the chaos of trying to piece together a narrative.
This is your first novel—you have three collections of poetry. Why a novel this time? Could you talk about piecing this narrative together? 
CVG: After my last poetry book Ciudad Satélite (Satellite cities, 2007), I realised that my next project, this one, had to be something different. I wanted to tell a story, a narrative. I haven’t given up on poetry (I wrote another poetry book and am hoping to publish it next year), but I knew prose was the medium through which to be writing a story about the Peru of the nineties and my generation.
Writing it was interesting. I had to read a lot of history to contextualize the historical, political and urban context. I looked at old photos, checked old newspapers, and read books about Peruvian politics and economics too. I also used my own memories about that time. I decided to write the story from the perspective of the male protagonist (Tigrillo/little tiger) and when I finished it in 2011, I realized there was something missing: another point of view.
Then I wrote the second part of the book with the same time-period but then from the perspective of Alicia, Tigrillo’s love. I really think that’s the poetry of the novel. The first line of the book you quoted was one of the last things I wrote, when I realized the whole point of the book was not about telling a story but the hunger and survival of these two people.
I suppose I always imagined writing a novel like a puzzle you have to solve: maybe you have all the pieces, maybe you don’t, but definitely something will come out of it. That is why you won’t understand Tigrillo’s story without Alicia’s travelling through Peru and vice versa. This tells a lot about my conceptions about my country too: everything is there, you just have to put all together. But you need to listen to the version you haven’t heard yet.

DP: Do you feel certain stories have been buried or stymied?
CVG: Definitely. For example, the official story is Fujimori saved us from the terror. Many Peruvians believe that, and that is why so many Peruvians want to vote for his daughter, Keiko Fujimori, in 2016. But we all know that Fujimori’s government was the terror itself. I did not become a writer to tell the official story, but I do feel compelled to tell the stories that have never been told about this era, those stories that were hidden on purpose.
Since 2003, most Peruvians writers have focused on the Internal Conflict between 1980 and 2000. They tried to do that to understand the situation people lived in during those decades. I think it is still a challenge for young writers to depict the war and their consequences. I applaud this effort since it is necessary, but at the same time I think we need to look for other ways to tell stories about this topic or others topics surrounding this era.  The realism-based Peruvian approach is not enough to understand the complexity of Peruvian society or even human nature. I agree with Peruvian writer Carlos Yushimito about the idea of “blowing up realism”, or at least taking realism to the extreme, like Franz Kafka, in telling these stories.
DP:  That’s interesting you bring up Kafka. I’m ashamed to say I’ve only read that one short story of Yushimito’s—the one in Granta.  But I’ve heard of this idea of blowing up realism, almost in this surreal way that war is surreal or dictatorships are surreal.  Do you find it hard to write about Fujimori?
CVG: I don’t think war or any dictatorships are surreal or should be written to produce some effect of living in a dream with open eyes. I think “blowing up realism” is more trying to expand the possibilities of fiction to include different notions of time and space in the narrative.
Writing about Fujimori’s era is difficult. I tried to depict the psyche of the time, the contrast between an orphan society looking for an authoritarian father to put some order in the country, even as that father killed his citizens as well. At least 2,000 women were part of his campaign of forced sterilisations. I am pretty sure many people believed that was the right way to modernize Peru.
It is not surreal to say that the main characters of my novel had to live through things like this and had to make their own choices in spite of endangering their own lives. Fiction is a thin line between reality and personal experience. The challenge of a writer is to show the three of them and connect them without you noticing them.
DP:  What’s next for you?  Can we expect more novels?
CVG:  It will take some time before my next novel but definitely a collection of short stories is coming. Knowing how difficult it is to write about Peru, my next book will be about stories that happen somewhere else: Greece, Ukraine, Germany, France and the United Sates. But it is still very early to talk about this. I’m also working on a new book of poetry.
DP:  Can’t wait to see what’s next.  Thank you!
CVG:  Thanks!

 Publicado originalmente en: The Ploughshares blog http://blog.pshares.org/index.php/unburied-memories-a-tiny-interview-with-carlos-villacorta-gonzales/

miércoles, 26 de marzo de 2014

"Alicia, esto es el capitalismo"

Por Miguel Ildefonso

A Carlos Villacorta lo conocí en la época que integraba el grupo poético Inmanencia, en la Universidad Católica, en la segunda mitad de la década del 90, justamente la época en que se ubica la historia de Alicia, esto es el capitalismo, su primera novela. Hay muchas razones para que un poeta incursione en la narrativa, sobre todo hoy en día, pero entre ellas, la que pienso que tiene, quizás, mayor peso, es la de querer romper con los convencionalismos de la prosa y la ficción que muchas veces nos llegan a saturar por el abuso. El ejercicio poético, en el mejor de los casos, otorga al escritor una mayor conciencia en el lenguaje, un acercamiento a la vez visceral y espiritual con la realidad, y una mirada más lúdica capaz de conjugar el macro y el microcosmos de los protagonistas. Esto es lo que sucede en esta novela que presentamos esta noche.
Se nos presenta a dos protagonistas, en una primera parte al Tigrillo, y en una segunda a Alicia. Sus historias son narradas por ellos mismos, con su propia dicción de limeños que ya no pertenecen a ninguna clase social, en un contexto en que la crisis, la violencia política, la dictadura y la implantación del neoliberalismo han destruido a sus familias y los han colocado, a Alicia y el Tigrillo, al margen de todo, que en la novela está simbolizada, entre otros referentes icónicos, por los desolados arenales de Ventanilla. Ellos, con sus precarios empleos, con sus evasiones, solo buscan sobrevivir en esta monstruosa ciudad llamada Lima. El tema, entonces, es el de una modernidad peruana devenida de la guerra, en donde estos jóvenes, víctimas o productos del enfrentamiento de dos fuegos, que fueron ajenos a ellos, están ahora negados a participar de aquel desarrollo sino es como mano de obra barata y desechable.
Pero, si bien lo que vemos es esta cruda realidad social e interna tratando de devastarlos y devorarlos, y a ellos tratando de matar el hambre, negando el amor o sacrificándolo, lo que finalmente queda, lo que vemos triunfar en esta batalla personal, individual, es la supervivencia de la integridad moral de ambos protagonistas. El capitalismo no ha podido convertirlos en piezas fáciles de su terrible maquinaria, o, si usamos las imágenes constantes de la novela, en pizzas y sardinas enlatadas. Y he ahí la rebelión que sin proponérsela ellos, con su aparente ingenuidad, con su desencanto generacional, finalmente habían encausado.
Esta nueva guerra interna por ese tipo de supervivencia, o por la supervivencia espiritual, y aquí estoy usando un eufemismo seguramente, empezó en esos años de la década del noventa y prosigue hoy en día. Poco se ha tratado esto en nuestra entusiasta narrativa actual, y lo dice la misma Alicia cuando resuelve el Test de Proust. Ante la pregunta “¿Cuál es tu escritor favorito?”, ella responde (cito un fragmento): “Nunca he leído más que poesía, porque es lo que uno tiene siempre más a la mano. Supongo que debe ser un poeta y no un narrador. No creo que ningún narrador, sobre todo peruano, pueda contar las cosas que vivimos, sencillamente porque a los narradores peruanos no les interesa hablar de estas cosas.”
Estamos entonces en una novela que nos desafía a responder muchas interrogantes que, sutilmente y, a veces, irónicamente, se nos plantean. No se trata de resolver el misterio de cuándo se jodió el Perú, sino de saber hasta cuándo dejará de joderse. Hago aquí una cita un poco extensa que sintetiza lo que intento de decir, es la parte inicial de la novela en que el protagonista recuerda a sus padres: “enrumbaste hacia la casa antes de que empezaran a sonar las explosiones por la ciudad, y otra vez era una guerra que nunca te dijeron cuándo empezó ni mucho menos cuándo se iba a acabar, pero no fue cuando agarraron a Guzmán, ahí empezaría otra guerra, la del verdadero desempleo, la de nuestros padres, que sobrevivieron como pudieron en los ochenta y que luego, con el mismo incentivo que tomó mi mamá, se fueron muchos a la calle a patear latas, a buscar a sus cuarenta y tantos años cómo comenzar de nuevo, y los niños ya tendrían que ponerse a trabajar también, porque a esta casa no la sostiene nadie, sino el dinero, y ahora ser taxista no era como ser taxista hace veinte años, mucha competencia, pues, compadrito, pelearse con otros taxis, y, entre tanto, que mamá trabajara en lo que pudiera, de secretaria si era posible, de algo que aún fuera digno, mientras todavía se pudiera ser digno en el país”.   
Felicito a Carlos por esta incursión en la narrativa, y con una novela que, como todo buen libro, involucra una aventura arriesgada con el fin de, como decíamos al inicio, escapar de los facilismos que convierten a una obra en un cúmulo de lugares comunes, en un recipiente pasivo de las influencias literarias o, en el mejor de los casos, en un mero ejercicio de redacción y estilo.
El Perú, como bien saben las Alicias y los Tigrillos que día a día se sacan la mugre por su subsistencia, no es el país de las maravillas tal como propugna el capitalismo festivo (o neoliberalismo) que se ha implantado aquí a costa de tantos muertos, traiciones y engaños. Pero, bueno, este tema va para más, y solo me queda decir, por ahora, que  esperamos que Carlos nos siga entregando nuevos y buenos frutos de su trabajo literario.

(Publicado originalemente en letras.s5.com)

martes, 18 de marzo de 2014

PRIMERA NOVELA DE NUESTRA COLECCIÓN LOS LANZALLAMAS





Intermezzo tropical tiene el agrado de invitarlos a la presentación de "Alicia, esto es el capitalismo" del escritor Carlos Villacorta, antiguo miembro del grupo poético Inmanencia. La presentación será este viernes 21 de marzo a las 7.30 pm. en el Bar Zela (Plaza San Martín). Los comentarios estarán a cargo de los escritores Carmen Ollé y Miguel Ildefonso, además del sociólogo Jorge Juárez Li.

domingo, 14 de abril de 2013

CONTRA UN ARTE DE LA MISERIA


Escribo esta nota de puro indignada, de puro terca, de puro amiga. Sí, esta nota la escribo a raíz de la enfermedad del poeta Domingo de Ramos. Domingo, además de ser uno de los poetas más destacados de los últimos treinta años, es un ícono de su generación, los candentes años 80. Su vida la ha hecho desde la militancia juvenil casi adolescente en el PCR pasando por la Universidad de San Marcos y la bohemia de Lima, por ello es conocido y querido por muchísimas generaciones.

Esta la segunda vez en
los últimos seis o siete años que la enfermedad lo agobia moral y económicamente. “El dolor te produce una total infecundidad”, había declarado aquella primera vez. Mary Ann, su novia, con ese punche que tiene, ha organizado ya dos eventos para recaudar fondos, el último tuvo lugar el domingo pasado en el bar La Emolientería y se tituló “Tu domingo para Domingo”. Hubo música, poesía y el cariño de los amigxs. 

A mí me subleva el hecho de que un poeta como Domingo de Ramos, reconocido aquí y en el extranjero, tenga que organizar eventos, venir a leer a pesar de su dolor físico y psicológico para poder juntar dinero e ir a sacar una cita en el hospital y hacerse exámenes. Sí, es verdad que muchos peruanos padecen lo mismo y lo resuelven como pueden con polladas y bailantas, pero los artistas e intelectuales hacemos una carrera alrededor del arte, nuestro trabajo es permanente, lo mostramos aquí y afuera, y nadie nos aplaude ni nos paga por eso. Un arte de la miseria solo puede crear artistas de la miseria.

Señores del poder, estamos hartos de la autogestión, la vivimos diariamente. Señores del poder, si el Perú avanza y el dinero se les cae de las narices, y roban obscenamente ante nuestros ojos sin que ya no nos importe ¿Por qué no políticas de seguro médico y ayudas financieras para los poetas, escritores, músicos, bailarines, etc.? Ah, porque no les producimos capital económico. Producimos capital simbólico, entiéndanlo de una vez. 

Señores del poder, muchos artistas e intelectuales seguimos viviendo en la precariedad, algunos con mayor gravedad que otros. Los poetas siempre están en la cuerda floja. Es un arte que no se vende. Es un arte con una tradición de muertos en humillación y pobreza si ya no lo son como NN (terrible metáfora de la vida en el Perú): el poeta Juan Ramírez Ruiz –fundador del movimiento Hora Zero- es nuestro último muerto más triste y famoso.

No debemos callar, debemos denunciar constantemente esta realidad inhumana, la palabra es crítica y activa también. Si todavía hubiera alguna posibilidad de agruparnos en estos tiempos nostálgicos, la invoco. Sé que la solidaridad no se ha perdido y eso aún me anima a hacer honor al nombre que mis padres me pusieron.

Victoria Guerrero
Miraflores, 9 de abril de 2013

sábado, 16 de marzo de 2013

El crítico Abelardo Oquendo sobre "Jardines" del escritor Enrique Bruce



A RAÍZ DE JARDINES


Parecería que para algunos integrantes de la comunidad literaria, afines al criterio de los pobladores de la granja de Orwell, existen escritores que son más escritores que otros. Lo dicho es sospechable por la frecuencia con la cual términos como “numerosa” o “abundante”, aplicados a la obra de un autor, muestran una clara connotación elogiosa. Así, la cantidad se presenta como calidad, con su tácita viceversa. Entre nosotros, recientemente, esto se trasparentó en ciertos cuestionados requisitos para postular a premios nacionales de cultura, requisitos hoy en revisión por el ministerio del ramo.


¿A qué viene esto? A desfacer entuertos, aunque sin ninguna esperanza de lograrlo, claro. Y viene a raíz de la aparición de un breve volumen de textos de Enrique Bruce Marticorena: Jardines, editado en Lima, con pulcritud, por Intermezzo Tropical. Bruce es, precisamente, uno de esos escritores de obra parva que historiadores y visiones panorámicas de la literatura suelen desconsiderar. En medio siglo de vida Bruce se ha limitado a publicar un poemario, Puerto, en 1992, y un libro de cuentos, Ángeles en las puertas de Brandenburgo, en 1996. Los de Jardines son textos donde los dos géneros mencionados se fusionan en una prosa sobria y bien pensada, de buen escritor. Igual que Bruce los hay, escrupulosos y corteses, que evitan fatigar a la literatura y al lector. Sin embargo, ingratamente, salvo escasas excepciones, se les suele retribuir con la invisibilidad.


______________________________


Puede consultar esta columna aquí: http://www.larepublica.pe/columnistas/inquisiciones/raiz-de-jardines-16-03-2013

Jardines de Enrique Bruce


Intermezzo Tropical acaba de editar "Jardines" de Enrique Bruce, un libro extraño, reflexivo, híbrido. Poético sin ser poesía, narrativo sin llegar a plasmar un cuento. Enrique Bruce ha publicado el poemario "Puerto" en 1992 y el libro de cuentos "Ángeles en las Puertas de Brandenburgo" (1996). Ha residido en Nueva York durante un largo periodo en el que se graduó como doctor en Literaturas Hispánicas y Luso Brasileras. Actualmente reside en Lima.
Si desea adquirir el libro puede hacerlo en Librería Inestable (Porta 185-B, Miraflores, atiende de 2 a 8 pm), El Virrey de Miraflores, Casa Verde y Sur.

martes, 26 de febrero de 2013

El innombrable cuerpo del deseo. Violeta Barrientos




Intermezzo Tropical acaba de re-editar "El innombrable cuerpo del deseo" de la poeta Violeta Barrientos Silva, quien también ha publicado "El jardín de las delicias" (1999), "Tragic/comic" (2006) y "Cosas sin nombre" (2008), entre otros.
Editado por primera vez en 1992, año fundamental para entender los nuevos procesos políticos y sociales del país: el final de la lucha armada  de Sendero y el autogolpe de Alberto Fujimori.. Según palabras de su propia autora,  este libro estuvo "animado por el espíritu de los poetas que escribieron en los años ochenta acerca de su deseo y de sus cuerpos innovando la producción literaria de las mujeres y afirmando sus temas y voces.  A partir de esa tradición, el libro inauguró una especificidad en la literatura peruana, la del homoerotismo femenino, nunca antes expresada en la poesía o la narrativa".

Puede encontrarlo en El Virrey, Sur, Casa Verde y Librería Inestable.

lunes, 11 de febrero de 2013

Acabar con la poesía/incendiar el mundo (sobre Cuadernos de quimioterapia de Victoria Guerrero)

Por Martín Guerra-Muente


La escritura de Victoria Guerrero, que probablemente culmina un ciclo con este Cuadernos de quimioterapia (contra la poesía), se ha ido forjando a partir de una serie de experiencias que relacionan su quehacer poético con una práctica comunitaria. Lo que significa que su poesía está cargada de experiencia colectiva y de una política cotidiana que compromete toda sus demás actividades: como escritora y activista, como artista y mujer. Desde Ya nadie incendia el mundo, su escritura propone una poética que revela la unión entre lo personal y lo social, entre la intimidad y la sensibilidad de grupo. Una ética de la acción que no es otra que la conciencia de que esa subjetividad febril que la posee responde, también, a esa realidad que se le trata de imponer y con la que disiente día a día. Y que se va gestando en esta suerte de fábrica colaborativa de deseos donde se colectiviza la estética y la disconformidad.

En ese libro Victoria sentencia que nadie quiere incendiar el mundo. Lo que equivale a decir que nadie quiere cambiar nada. Porque el mundo que nos ha tocado vivir es un mundo posideológico y los síntomas de esa predisposición a la mansedumbre son la rabia, los cuerpos ardiendo en casas ruinosas, la escritura como frustración y dolor. Es, tal vez, en ese primer libro donde plantea lo que podría llamarse una estética de la disidencia: en el sentido de creer que es posible otra experiencia y otra mirada sobre ese mundo y que dicha negación es un consenso contra el que hay que batallar.

Por tanto, esta poesía se hace de intemperie, tensiona la conciencia poética con la política. Victoria sabe que la lucha que libra en la poesía, por su propio lenguaje, es la misma lucha ideológica que se libra más allá de ella. Y que no es un campo ajeno sino, por el contrario, un territorio donde se va gestando, como potencia, la propia poesía y que es, ni más ni menos, la propia vida: la emancipación de la sujeción del liberalismo cultural. Una toma de posición frente a la vida y a la poesía como acto de vivir escribiendo.

Ya ahí aparece esa disposición que caracteriza esta trilogía: una sintaxis proliferante, unas aliteraciones que son los fogonazos que dispara la propia poesía en esa lucha política que la caracteriza. Pero también imágenes dialécticas, constelaciones de existencia que laten y hacen explosionar la propia escritura. Una poesía que destruye la ideología del discurso, que subvierte el orden de la historia en la palabra, que quiebra o renuncia a un orden socializado. Escritura que no avala el artificio, que no esconde sus orígenes. Exterioridad que funda desde su nacimiento un nuevo acaecer, subvirtiendo las prescripciones a través de una constante acción disensual. O que funda una estética de la diferencia a través del poder crítico de la excepción.

Una conciencia de que la poesía, como forma sensible del pensamiento, tiene que desbordarse hacia otros espacios, hacia su propia existencia. Performativizando su cotidianidad. Politizando su poesía. Poetizando su existencia política. Transgrediendo su inmanecia. Entrecruzamientos múltiples. Derivas del pensamiento. Desidentificación con cualquier objeto o forma común. Una estética trans-objetiva. 

Lo que convierte a su poesía en una máquina de guerra, un disparo que atraviesa el propio canon que ella misma ve como una cárcel o un cilicio: el de la poesía hecha por mujeres. Una voz que siempre se desdobla y que confronta lo normativo: más allá de cualquier convención de género o de prescripción cultural. No es que no busque lo bello, pero lo bello no es ese canon predecible sino la lucha por otra poesía, otra sociedad, otras derivas. Su guerrilla es la de una mujer, ciertamente, pero que confronta su cuerpo desde una visión biopolítica. El desacuerdo es con el rol que le quieren asignar. Esa disposición se convierte en expectativa con respecto a la poesía. Pues como dice en Berlín, el segundo libro de esta trilogía: “Yo sé que los críticos piden de mí la cursilería de andar con el corazón en la boca”.

Asimismo, el estilo también es una lucha, una forma de disponer del espacio poético que se afronta como un lugar político. Lo dice explícitamente en el libro (parafraseando a Barthes): “Cada régimen posee su escritura.” Y el suyo es un régimen de militancia poética. Operación que nos revela un pensamiento, la trasposición de un lugar en el mundo. Ese lugar es el presente, una división que nadie quiere ver pero que en la poesía de Victoria aparece como una revelación intempestiva. Lucha de clases, patriarcado, géneros despóticos a los que se opone con la infancia, la rebelión, el baile, la androginia e, incluso, la infertilidad de su cuerpo en guerra.

Victoria no quiere ser feliz con permiso de la policía. Ni de los gendarmes de ninguna moral. Ni con la moral ciudadana ni con la moral estética, todas ellas emparentadas con el poder. Ella misma lo dice: “La moral ilegible del poder”. Qué cuerpos mostrar, qué opacidades disponer, qué patologizar e invisibilizar. Esa división de los cuerpos que el filósofo francés Jacques Rancière llama régimen policial y que en la poesía de Victoria se impugna y se subvierte: desterritorializando el yo, mezclando voces, escrituras y genealogías marginales. 

Estas decisiones marcarán su estilo: poesía que se desplaza, sin complejos, entre la prosa, el manifiesto, el lirismo como crispación intermitente. O que a través de la aliteración, los juegos fonéticos y las expresiones intercaladas de lenguajes diversos  van configurando esa tensión poética que la caracteriza.

Como dije líneas arriba: esta es una poesía de la intemperie o del afuera pero que, sin embargo, no abandona la reflexión sobre el propio quehacer poético, puesto que no sucumbe a la tentación del panfleto. Esa doble conciencia, la del lenguaje como una entidad reflexiva pero también como un dispositivo de poder que lastra las posibilidades de la convivencia está presente en estos tres últimos libros: la escritura como un límite. Pero si en los dos anteriores la escritura siempre volvía a comenzar en este último su final al parecer es la abolición.

Aquí también hay lenguaje urgente y desbordes lexicales: a veces interroga, otras impreca, grita. La incompostura, la rebeldía, la inadecuación es también su poesía. Para llevarnos a un mundo de gritos, de visiones fracturadas, de una realidad trizada por la fiebre de la enfermedad o por la fiebre del tratamiento.

Porque si hay un síntoma en la poesía de Victoria, es la de la violencia permeando el lenguaje. Violencia de un régimen de vida, violencia de Estado con la que se enfrenta, creando sus propios espacios literarios de disenso. Pero también sus propios espacios vitales de antagonismo. Ese es el rasgo constitutivo de los dos libros anteriores. Sin embargo pareciera que en este caso la lucha cuerpo a cuerpo la termina ganando la enfermedad. Es, ciertamente, una lucha sin cuartel. Pues la enfermedad lo ha contaminado todo: las mañanas, el sexo, la ortografía. Es la pedagogía de la enfermedad, o la bio-política de la enfermedad. El escarmiento frente a la desadaptación. Porque la poesía no sirve contra la enfermedad. Al final tampoco contra la violencia. Ni contra la tradición. Por eso el lenguaje se desespera, se enreda, se repite, trafica, propone su propia aniquilación.

No sé si este libro marca el final de un itinerario –un itinerario marcado por la lucha, por el reclamo, por la interpelación ideológica- pues la máquina de guerra que ha sido esta escritura quiere –finalmente- abolir la propia escritura. La futilidad de todo gesto. Y así lo pone de manifiesto:

“Hay hartazgo. Se impone el silencio, el habla efímera. Incendiar lo profundo.”

La poesía bosteza, se amarga y se frustra, es el tedio de la impaciencia. O de su imposibilidad. Ha sido un largo combate: con el lenguaje, los tópicos, el canon literario, la política, la enfermedad y la muerte. No se sabe qué pasará, si la escritura volverá, o si la poeta se dedicará a otros oficios. En todo caso, como en el primer libro de esta trilogía, siempre hay un punto de fuga, un intersticio de donde saldrá esa llama que incendiará un poco nuestro mundo. Una línea mágica que escapa del sistema dominante. No importa que la escritura esté condenada al peor servilismo. Tampoco que se la quiera abolir. Al final, pase lo que pase, haremos de nuestro trabajo un arte de la incomplacencia. O de la indocilidad. Ya sea que bordemos o que escribamos todo tiene que incendiar como un proyectil. Allí las costureras proletarias galvanizarán a fuego nuestra salvación. 

lunes, 7 de enero de 2013

Recuento de fin de año por Ricardo Gonzalez Vigil

Segunda parte del recuento literario del 2012. Aparece la antología de Domingo de Ramos, Banda nocturna, y Cuadernos de Quimioterapia de Victoria Guerrero.